ūüöŅL√°vate el pelo de forma correcta con pasos muy f√°ciles!!!

28/03/2020

En este artículo verás los sencillos pasos para lavarte el pelo de forma correcta y sencilla. Después del primer lavado ya verás unos resultados espectaculares!!!!

Nos levantamos por la mañana y a por una ducha. Nos enjuagamos y nos lavamos el pelo. Pero, ¿lo hacemos de la forma más adecuada? A continuación te vamos a dar unas recomendaciones e indicaciones para lavarte el cabello de la mejor forma, y así mantenerlo cuidado y perfecto.

Cepillado

Lo primero a tener en cuenta es que el pelo debe prepararse para el lavado. Para ello debemos cepillar el cabello para desenredar, exfoliar y ayudar a retirar los residuos de otros productos utilizados (productos de fijación). A demás la tracción producida sobre el cuero cabelludo activa la circulación sanguínea preparándolo para poder absorber mejor los productos que se puedan aplicar durante el lavado.

Aplicación del Champú

Una vez ya en la ducha debemos tener en cuenta la temperatura del agua. No todo vale, lo mejor es utilizar agua templada, no demasiado caliente. Cuando ya tengamos el cabello mojado es hora de aplicar el champú. Debemos colocar la cantidad necesaria sobre la mano (para pelo corto una avellana será suficiente, dos avellanas para media melena, y adaptarlo para melenas más largas), no sobre el cabello, y a continuación debemos aplicar el champú en el cuero cabelludo, no a lo largo de toda la melena. Al aplicarlo debemos masajear poco a poco el cuero cabelludo haciendo emulsionar el producto, tómate tu tiempo, es importante, y que este se vaya distribuyendo por el resto del cabello. Es mejor no aplicar más cantidad de champú sobre la parte media o las puntas de cabello, así como tampoco frotar el pelo entre las manos. Estas partes se van a lavar con la cantidad de producto que va cayendo al aplicar y aclarar el champú en el cuero cabelludo. Puedes, si lo prefieres, repetir el proceso anterior si así lo requiere tu cabello. En caso que te laves el pelo muy a menudo no recomendamos esta segunda aplicación, pero si lo haces en días alternos o cada tres días verás cómo obtienes mejores resultados.

El aclarado es sencillo, debes aplicar agua abundante hasta comprobar que has retirado todo el producto. En la parte final de este proceso te recomendamos que apliques agua fría, esta hará que la circulación de tu cuero cabelludo se active, a la vez que ayudará a cerrar las cutículas del cabello aportando mayor brillo a tu pelo.

Ahora el acondicionador

Una vez aclarado es el momento, si tu pelo lo requiere, de aplicar el acondicionador. Para ello coge la cantidad que necesite tu pelo  y aplícalo por toda la melena. Debes dejar actuar el producto unos minutos, lo mejor es que te recojas el pelo mientras aprovechas para enjabonarte el cuerpo, evitando así que el acondicionador se pueda extender por la piel de la espalda o se moje antes de tiempo y perdamos su efectividad. Una vez transcurrido el tiempo de aplicación vamos a aclarar nuevamente con agua abundante para retirar el exceso de producto que el cabello no ha absorbido.

Fuera de la ducha, La mascarilla!!!

Una vez salimos de la ducha no es recomendable secar el cabello frotando con la toalla, pues en este momento es cuando tu pelo es más frágil i se puede romper con mayor facilidad. Lo mejor es presionar con la toalla para sacar el exceso de agua. Con el cabello húmedo podemos aplicar la mascarilla. Recuerda que, al igual que con el champú y el acondicionador, debes buscar el producto más adecuado a tu pelo según sea rizado, liso, encrespado, etc. para poder aprovechar sus beneficios. La peculiaridad de la mascarilla es que la aplicaremos de media melena a las puntas, nunca sobre el cuero cabelludo. La dejaremos actuar según las indicaciones del fabricante y el estado de nuestro pelo, suele ser un intervalo de entre 5 y 20 minutos. Durante este período puedes cubrir tu cabello con un gorro o con una toalla empapada con agua caliente paro potenciar el efecto. Para terminar la aplicación retirar el exceso con agua templada abundante.

El secado ya es otra historia

Volvemos a secar el pelo con la toalla, comprimiéndolo, sin frotar. Una vez hecho este proceso es el momento de preparar para el secado. Vamos a cepillar nuevamente el cabello, con cuidado, desenredando la melena. Y ahora ya estamos listo para secarlo. Pero eso ya es otra historia. En próximos artículos os explicaremos como.

Esperamos que te haya gustado si tienes preguntas sobre este u otro tema no olvides dejarnos tu comentario, estaremos encantados.

 

 

Comentarios