Planchas

Como nos encanta tener un pelo liso o crear ondas y rizos en nuestra melena. Para ello disponemos de las planchas de pelo. Pero, ¿sabes todo lo que necesitas para elegir la tuya?

¿Qué es una plancha para el pelo?

Una plancha para el pelo es un pequeño aparato eléctrico que a través del calor directo sobre nuestro cabello es capaz de moldearlo, ya sea alisándolo o bien dándole ondulación incluso llegando a crear rizos.

¿Qué tipos hay?

Cuando hablamos de planchas para el cabello debemos saber que tienen diferentes características que las definen. En primer lugar debemos distinguir el material en qué están realizadas sus placas. Estas pueden ser cerámicas, de turmalina o bien de titanio. El hecho de estar realizadas de uno u otro material les confiere unas propiedades:

  • Cerámicas: Ya hace más de quince años que los principales fabricantes se dieron cuenta que una buena plancha de pelo debía distribuir el calor de forma uniforme. Desde entonces variaron la composición de las placas, que solían ser metálicas, por una mezcla de cerámica. Esta distribuye el calor de igual forma por su superficie, y por tanto a tu cabello, como posee un gran poder de retención de calor.
  • Turmalina: esta piedra semipreciosa tiene una gran particularidad, que actualmente se usa muchísimo en el mundo de los productos de peluquería (en los secadores también), se trata que ante el aumento de calor este material desprende iones negativos, esto hace que actúe emitiendo estos iones al nuestro cabello. El cabello, habitualmente cuando posee humedad, tiene una carga positiva y tiende a encresparse, al añadir iones negativos se pierde este efecto, facilitando así que el efecto del planchado se prolongue.
  • Titanio: en esta ocasión la intromisión de este material tiene que ver con la capacidad de transferencia de calor y, sobretodo, de la resistencia. El titanio es mejor conductor que la cerámica, haciendo más fácil el calentado y planchado. Además la robustez y durabilidad de las placas de titanio supera con creces a las de cerámica.

En segundo lugar podemos hablar del tamaño de las placas según sean estrechas, normales o anchas.

  • Este tamaño tiene sobretodo que ver con el tipo de melena por las que están pensadas. Las placas más estrechas buscan trabajar sobre una melena corta o bien zonas concretas, como puede ser el flequillo.
  • Las placas normales son las más extendidas y versátiles, pues permiten trabajar con melenas normales o algo abundantes y de tamaño medio o incluso largo, además son las que van mejor para crear ondas o tirabuzones de forma fácil.
  • Por último nos encontramos las placas anchas. Estas son las más pesadas e incómodas, pero sin duda las mejores para melenas abundantes o muy largas.

 

 

Cómo usar la plancha para el pelo

Lo primero que necesitamos saber es sobre qué tipo de cabello vamos a utilizar las planchas. No reacciona igual el pelo fino, que el pelo normal o el grueso, al igual que, como hemos visto antes, a mayor densidad mayor exposición (placas anchas) necesitaremos.

De esta forma dependiendo del cabello que tengamos vamos a trabajar con una temperatura diferente de la plancha sobre el cabello. Nosotros te sugerimos:

  • Cabello fino: 120 a 150 grados.
  • Cabellos normales: 180 grados.
  • Cabellos gruesos y/o abundantes: 190 a 210 grados.

Sabiendo esto te vamos a dar unos consejos para que utilices las planchas para sacarle el máximo rendimiento:

  • En primer lugar debes tener el cabello sin humedad, totalmente seco.
  • Si quieres proteger tu pelo te recomendamos usar un protector térmico. A parte de evitar que el cabello se estropee vas a conseguir que el efecto sea más duradero.
  • No corras al pasar la plancha. Cuantas más pasadas realices más vas estar agrediendo a tu pelo. Lo aconsejable es pasar la plancha de forma no muy lenta por el pelo (si lo haces demasiado lento también lo puedes dañar) para que con dos pasadas consigas el efecto deseado.

 

Rizos y ondas con la plancha para el pelo

Sí, la plancha no solo alisa, sino que nos puede ayudar a realizar ondas e incluso rizos.

Para ello te vamos a dar unos consejos, que en Capelli nos funcionan muy bien.

  • Al pasar la plancha por el pelo enrolla un mechón apuntando con el extremo de la plancha al suelo y el cable hacia el techo.
  • Puedes enrollar más o menos el mechón de pelo donde hacer la onda según lo marcada que la quieras. Puedes hacer líneas suaves con un simple movimiento de muñeca o bien dar una vuelta entera para marcar mucho más onda.
  • No trabajes con un mechón muy grande. Lo mismo que os contábamos antes, cuanto más pelo menor efecto tiene. Si cogéis mucho pelo el efecto de onda va a quedar más suave.

Algo indiscutible es que si las primeras veces no te sale no te desesperes, la práctica hace al maestro.

Si tienes aún dudas para elegir tu plancha puedes contactarnos aquí sin compromiso y estaremos encantados de ayudarte.